"> "> ">
19/Nov/2017 : Villahermosa, Tabasco : 21°C   Despejado

"INCONGRUENCIAS", TODO SE VALE POR EL PODER.

Por: Jesús Sibilla Oropesa

10/Feb/2016 | Por:



¿Qué vamos a hacer con la política y los políticos?

Y es que en la lucha llana por el poder, confunden, enredan, engañan, mienten, se retractan, se alían con antiguos enemigos, desconocen a antiguos amigos, se desdicen, se reeditan, manipulan, operan en lo oscurito, hacen “alianzas estratégicas”, por lo menos así le llaman, reconocen ser humanos y con ello tener defectos aunque actúen como semidioses que flotan al caminar.

Juan José Rodríguez Prats lo dijo bien; palabras más o menos:
“Los ideales partidistas han quedado destrozados para convertirse en una lucha de poder por el poder sin escrúpulos.”

El PAN que ayer apoyó al verde y operó en contra de Gaudiano ahora lo apoya y operará en contra del Verde.

El Verde cuya meta era ganar al PRI ahora se alía con este.

El PANAL que se alió con el PRD y Gaudiano, ahora irá en contra de ellos y a favor del Verde y el PRI.

El PRD que combatió al PAN que fue en alianza con el Verde ahora se alía con su ex adversario azul.

El nieto e hijo de los priistas ex presidentes nacionales de este partido Carlos y Roberto Madrazo, y él mismo, ex priista, ahora es el máximo líder Verde.

MORENA que en el pasado a través de su líder Andrés Manuel le dijo corrupto a Evaristo, ahora lo recibe con fiesta previo perdón supremo, purificador y arbitrario de López Obrador.

Evaristo que si bien es cierto siempre cuidó no decir cosas negativas ni de Andrés Manuel, ni de Octavio, ahora tiene que disculpar las palabras de su perdonador y aceptar su apapacho en un auténtico acto “traga sapos”.

La política más que nunca ha quedado plenamente al desnudo.

Es lucha por el poder y se acabó, si luego sirven a los que le pidieron el voto ya es otra cosa, puede o no ser, al fin que luego con una buena alianza pueden volver a obtener el anhelado poderío aunque en el ejercicio de éste no hayan cumplido en su anterior encargo.

Esto se ha convertido en una gran “hoya de mondongo”, en un gran “puchero tabasqueño”, un gran caldo mezclado de todos los colores que al verlo no se distingue uno en particular, no es arco iris, es mezcla deforme y desagradable que no convence por su discurso y sí, en cambio, por la clásica dádiva mediática.

¿Cómo queremos tener un buen gobierno? Si las alianzas sólo dejan repartición del poder o botín político, y luego pugnas entre los mismos miembros del gobierno que apenas están tomando la manija del poder cuando ya están luchando por el próximo cargo de elección popular. ¿Cómo queremos tener buen gobierno? Si los que llegan reactivan diferentes alianzas al interior del gabinete grillándose unos a otros para conseguir de nuevo ser o hacer candidatos aunque esto provoque un pésimo gobierno y retroceso en todos los órdenes del pretendido desarrollo estatal o nacional.

Lo siento, pero no aprecio seriedad, no distingo compromiso, no veo camino claro, no siento certeza. Los cambios propuestos no son claros.

Ha llegado el momento en que ya tampoco a nosotros los ciudadanos de a pié nos interese los colores del partido, ni sus lemas, ni sus declaraciones de principios. Su deterioro y desprestigio nos ha tocado y nos ha invitado al deprecio.

El político en general, salvo muy honrosas excepciones, ha deshonrado su profesión y la ha desacreditado, la ha pervertido y corrompido y aunque cosecha aplausos de mítines, la mayoría de ellos pre construidos para la corrupción y simulación, es criticado ácidamente; los caricaturistas se burlan de ellos, las películas los descubren tal y como son. Sin embargo siguen haciendo lo mismo y creo que cada vez más descarados, siguen enamorados del poder y por ello cada vez quieren más y si el líder ya no puede seguir adelante por edad o deterioro político irreversible, se convierte en gurú y empieza la tenebra, entonces si; a mover los hilos de los títeres. Se convierte en la mano que mece la cuna.

Estamos condenados a seguir votando por los caprichos, las conveniencias, las ambiciones de poder, y las herencias y mezquinas decisiones sucesorias nos propongan en las boletas electorales.

Vivimos en lo que han llamado una “democracia” yo diría que a la mexicana y más particularmente a la tabasqueña en la que conviven todos los elementos que he mencionado y muchos más que hacen, en mi apreciación personal de este sistema político, no sólo una democracia imperfecta, sino más allá, la convierten en un sistema corrupto, corruptor, mentiroso, de simulaciones, en el que los caciques del poder cada vez quieren hacer más grande su rancho.

Da pena, pero creo ésta es nuestra realidad; realidad en la que tenemos que vivir y hacer esfuerzos sobrehumanos para elegir cada tres y cada seis años a lo menos malo, a lo menos contaminado, a lo más congruente dentro del ejército de incongruentes que aspiran a, dicen ellos, gobernarnos.

Que Dios nos de ojos para ver claro, oídos para escuchar, inteligencia para tomar las mejores decisiones y boca para saber argumentar a favor de la verdad y de lo que creemos.

URL corto: http://bit.ly/1KbXfpH