"> "> "> " />
09/Feb/2016 : Villahermosa, Tabasco : 14.68°C   Lluvia ligera

¿En qué momento?

Por: Jesús Sibilla Oropesa

01/Nov/2011 | Por:

El viernes pasado Emmanuel habló sobre un accidente en el que se volteó una camioneta cargada con cajas de leche y comentaba que los vecinos del lugar, se robaron todo el producto. Señalaba lo penoso que resulta esto y lo peor que hasta fiesta hicieron de la desgracia que le sucedió al desafortunado chofer, pero todavía más grave, señalaba el mismo Emmanuel, que los hijos ayudaban a los papás en el saqueo y que esto independientemente de la necesidad que pueda tener cualquier familia, se llama robo en despoblado, lo que es no tener idea de la caridad y la solidaridad para con el que ha caído en desgracia.
 
Y tiene razón Emmanuel en destacar este evento, ya que nos desnuda como sociedad, nos avergüenza y nos apena. Incomprensible que los papás hagan esto, pero peor, que enseñen a los hijos a delinquir, no entienden papás que confunden a sus hijos y les están enseñando que robar es un arte simpático, pícaro y atrevido, pero que se vale, y ¿saben que?, que hoy fue un camión de leche que se viró, y mañana será un asalto, o un secuestro.
 
Y dígame quien le da trabajo a cualquiera de estas personas que no solo se llevaron lo que no es suyo, sino que además colaboran para que la tragedia que estaba pasando el chofer accidentado, se vuelva un peor momento al verse despojado por aquellos que lo deberían haber ayudado, esto es, no tienen piedad, no tienen compasión del desafortunado, ni valores humanos, ni valores cristianos se pueden apreciar en ellos.
 
¿Se imaginan a estas personas actuando de burócratas? ¿Cómo y de qué manera van a atender al público? ¿O de servidores públicos? ¿O de políticos? Ahora entienden porque estos se roban lo que es producto de nuestros impuestos y que deberían estar para invertirse en nuestro provecho, pero no, ellos solo ven un camión volcado lleno de leche tirada en la carretera y se la llevan toda.
 
A mi me da pena, vergüenza y me cuestiona, ¿en qué momento perdimos el sentido de solidaridad y a qué horas nos hicieron creer que podemos tomar lo que no es nuestro aunque esté en la carretera? La situación es muy sencilla, lo no es mio, es de otra persona y ya.
 
¿Que confianza se le podría tener a quien hace esto?, ¿le podría usted encargar algún trabajo sin desconfiar a cada momento que pudiese robar?; ya saben las frases famosas son: “el que no transa no avanza”, “si todos roban por qué yo no”, etc. Y es que conozco mucha gente que en el servicio particular son inmaculados en su comportamiento, pero cuando entran a trabajar en gobierno, les cambia su manera de actuar y le empiezan a meter mano al dinero de todos los tabasqueños como si eso no fuera también robar, como si esta no fuera una acción deshonesta.
 
Con mucho dolor les comento que seguimos haciendo las cosas mal y que no estamos corrigiendo la educación que le damos a nuestros hijos, al contrario, cada vez es peor, nos estamos degradando, y así no podemos quejarnos de la delincuencia y todo lo que de ello se deriva.
 
Luego cuando se llevan preso al hijo la mamá lo defiende con todo y es legítimo porque así son las madres, creen en los hijos hasta el final, solo que también se tendrían que dar cuenta de que cada vez se ha ampliado más el sentido de moral, se ha relajado cada vez más el límite entre lo permitido y lo aceptado y las consecuencias están en nuestras calles, en nuestra seguridad, en la tranquilidad de vida que podamos tener y coincido con Emmanuel, que ser pobre no es pretexto para ser delincuente; que el tabasqueño, me consta, era orgulloso, digno y trabajador, casi un lema era “pobre pero honrado”.
 
Pregunto que vamos a hacer para mejorar a nuestras familias, a nuestra sociedad, ya que este no es solo un problema del Estado, yo diría más bien que es un asunto de educación y formación que se debe de dar en la familia, por eso el estado es gobernado y dirigido las más de las veces por gente deshonesta a la que solo le podemos pedir más de lo mismo pues lo que hacen no es más que producto de la educación que recibieron en casa. Por ello trabajemos prioritariamente con la familia, démosle a nuestros hijos todos los valores, siendo nosotros los primeros en practicarlos.

URL corto: http://bit.ly/1IeOiuW