"> "> ">
23/Nov/2017 : Villahermosa, Tabasco : 26°C   Nublado

“TODO PASA”

Jesús Sibilla Oropesa

20/Jul/2017 | Por:

“TODO PASA”
                                                                                              3/VII/2017
 
La vida me ha enseñado que todo pasa.
 
Aunque me doy cuenta que la gente vive como si no fuera a morir jamás.
 
Vive y actúa como si todo le perteneciera para siempre y de esa manera desgastamos todo, empezando por nuestro cuerpo.
 
Alguien nos hizo creer que en primer lugar debemos poner el tener, el poder y el placer por encima de cualquier otro valor y en ello el ser humano se erosiona, se corrompe, se llena de cosas que cuando las pierde le duele más que haber perdido la cordura o la decencia, la dignidad, la alegría de vivir, la fe, el decoro, la honestidad, y la integridad.
 
No son muchas las personas que cuando pierden algo reflexionan más allá de la pérdida material y caen en la cuenta que con aquello que les robaron se llevaron algunas cosas más importantes, como la tranquilidad, la paz y el sosiego que al final de cuentas resulta el hurto mayor.
 
“Todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar” escribió Machado acertadamente “Pasar haciendo camino”, y es eso lo que en verdad da sentido a nuestra vida, pasar es ley, hacer camino al andar es decisión de vida, dejar huellas.
 
Cuando uno no le da valor de trascendencia a sus acciones entonces solo encuentra momentos fugaces de felicidad y al pasar esos destellos de alegría que da el shopping, la vida loca, los excesos de placer; el vacío y el desgano así como el tedio se vuelve a apoderar de la persona que no encuentra algo que le de real y profunda satisfacción y sustento, así pues presumen una felicidad vestida de lujo, poder, y placer pero que se encuentra hueca.
 
En una ocasión un joven fue en busca de un sabio Maestro que vivía la austeridad, la reflexión y el servicio y el muchaco le preguntó “Maestro adonde están tus muebles” y el sabio respondió con otra pregunta, “¿adonde están los tuyos?” y el joven dijo sorprendido: maestro yo solo estoy de paso a lo que el sabio replicó, yo también”.
 
¡Es una realidad! estamos de paso y no nos vamos a llevar nada, solo quedarán las acciones buenas o malas que hayamos sembrado en las personas, y nada más.
 
Nuestro dinero y propiedades las disfrutarán y gastarán otras personas, nuestras actitudes serán del dominio público.
 
Hay quienes canjean a su familia por conseguir dinero que se supone que es para ella (la familia) y al final hasta pleitos que engendran odios y rencores provocan  los “bienes” que se dejan  a la familia.
 
La mayoría nos desgastamos en extremo y con la ambición de hacer dinero por el simple placer de tener sin darnos cuenta de haber o no generado empleos y si los empleados fueron tratados con justicia que es el verdadero sentido de la riqueza.
 
Todo pasa y todos nos vamos a ir de este mundo y no sabemos cuando; recuerdo que cuando desahuciaron a mi papá, antes que él se fuera, falleció gente conocida que no esperaban la visita de la muerte, les sorprendió. Podemos partir hoy o dentro de 20 años de tal manera que mas bien deberíamos prepararnos para saber morir.
 
¿Pero como prepararse para morir? Creo que sabiendo vivir, por que quien se prepara para vivir disfruta sin ataduras esclavizantes y por consiguiente en libertad de su vida y no se aferra a nada y el día que sea llamado sabrá partir en paz.
 
El hombre no sabe vivir las etapas de la vida y así el niño quiere pronto ser joven,  el joven anhela la madurez, el viejo quiere volver a ser chavo, pero todos ignoran a la muerte y  no se dan cuenta que como todo pasa, deberíamos de vivir cada momento de la manera más intensa que no quiere decir más loca sin perder de vista la trascendencia.
 
INSISTO, LOS CARGOS PÚBLICOS pasan, los cargos políticos también, sin embargo hay quienes los ostentan como si fueran para siempre y pierden de vista que el poder y el dinero son efímeros y en lugar de ver por el bien común ocupan su cargo para ver por ellos mismos.
 
Los afectos y la obras perduran, se recuerdan y sobreviven a la vida misma.
 
¿Por qué no abrir los ojos y la mente para tener presente que todo pasa y que debemos de prepararnos para la pérdida de lo que realmente nunca fue nuestro?
 
Lo mismo pasa un momento de júbilo que una tristeza muy grande, pasa un gran dolor y también una gran alegría.
 
Que equivocados están aquellos que creen que las cosas son para siempre, los puestos políticos son temporales, pueden ser tres, seis, y si te va muy bien y la ligas, hasta doce años y se acabó y luego ¿qué va a pasar con toda la prepotencia de la que hiciste gala, de lo superior que te creíste porque tenías un puesto público de poder, con todo tu sentido de superioridad que hasta sentías que flotabas, con toda la gente a la que agraviaste?
 
Todo en esta vida pasa, lo que ayer fue, hoy ya no es, si tomáramos conciencia, todo fuera diferente… y la gente aprovecharía sus cargos para servir en conciencia sabiendo que cuando termine su encargo, tendrá muchos amigos y agradecimientos por haber servido con verdadera vocación y compromiso.
 
El ser humano se emplearía en encontrar un sentido de vida profundo,  viviría una vida plena y moriría satisfecho y feliz de ir al encuentro con su creador.
 
Recordemos. Todo pasa.
 
 

URL corto: http://bit.ly/2ttGrYy