"> "> ">
14/Nov/2018 : Villahermosa, Tabasco : 18°C   Lluvia ligera

'LA DIFERENCIA'

Jesús Sibilla Oropesa

04/Jun/2018 | Por:

“LA DIFERENCIA”
4/VI/18
La semana pasada tuve la necesidad de ir a Orizaba Veracruz, a cinco horas de distancia de Villahermosa, y no saben que impacto llevé desde el momento que salí de la carretera federal para entrar a esta ciudad que han convertido en pueblo mágico.
 
Yo siempre he estado muy orgullos de mi querida Villahermosa y siempre he dicho que pese a que los gobiernos municipales que han estado a cargo de su mantenimiento y crecimiento no han hecho el mejor trabajo, por lo menos no el que se merece la Esmeralda del Sureste, nuestra ciudad es bellísima, sin embargo la pasada semana algo hermoso me hizo sentir envidia de la buena al poder constatar la diferencia entre la ciudad veracruzana y nuestra ciudad capital.
 
Pobre de la que fue inspiración de Pérez Merino; hoy sigue guardando una belleza llena de imperfecciones negligentes de quienes dicen amarla y servirla pero que en los hechos demuestran lo contrario.
 
La ciudad luce banquetas destruidas y llenas de obstáculos ya que cada quien hace lo que quiere y pone postes y señalamientos adonde se le antoja, una persona con discapacidad no puede transitar por las aceras con muletas menos en sillas de ruedas, además cuando reparan alguna fuga de agua, dejan hecha pedazos lo que si estaba bien que es la banqueta, reparan una cosa y destruyen otra.
 
Las calles llenas de baches o mal bacheadas, sin señalamientos viales, con semáforos roídos y descompuestos y con muy poca sincronía.
 
Los ambulantes en crecimiento constante y adueñándose no solo de las banquetas sino que además toman las calles haciendo sumamente pesado el tránsito vehicular y en algunas ocasiones es imposible que circule por estas vialidades algún vehículo.
 
Tránsito es punto menos que inoperante, todos los conductores hacen lo que se les da la gana, se paran en doble fila, en lugares prohibidos, en cajones para personas con discapacidad, en las esquinas, se pasan los altos, se meten en sentido contrario, muy pocos son los automovilistas que practican el uno por uno, el transporte público no respeta las bahías de ascenso y descenso de pasaje, los taxis bajan y suben pasaje en cualquier lugar parando intempestivamente y sin hacer señal alguna.
 
De tal manera que cuando llego a Orizaba, mi esposa y yo tuvimos que abrir mucho los ojos para ver lo que no creíamos.
 
Las calles perfectamente pavimentadas, la señalización vial de lujo, los semáforos modernos, pintados y funcionando con absoluta sincronización, El alumbrado público igualmente nuevo, de muy buen gusto y funcionando sin fallas y bien sincronizado.
 
La arquitectura de la ciudad bella y remarcada por el mantenimiento y la pintura de todas sus casas y edificios particulares y públicos.
 
La nomenclatura muy puntual con el nombre de la calle en cada esquina y si tenía un antiguo nombre también lo ponen, y la numeración de las casas en total orden.
 
En el centro, en las calles peatonales ni de casualidad ves un carro circulando por ahí; tienen quiosquitos muy pintorescos cada determinada distancia para que la gente pueda cubrirse en ellos del sol o la lluvia o simplemente sentarse a descansar y platicar.
 
El mercado y la zona alrededor de este no te imaginarías nunca que ahí se encuentra el centro de abastos de la ciudad ya que ni ahí ni en la zona peatonal ni en ningún lugar de la ciudad ves ni de casualidad un solo ambulante, me impactó, me impresionó y me cuestionó este hecho.
 
Lo mismo que por la zona del ADO, cero ambulantes, y los negocios cercanos, ordenados, bien pintados, guardando la arquitectura del lugar y ni un solo vehículo estacionado en lugar prohibido o bajando o subiendo pasaje en forma desordenada.
 
Han embellecido la ciudad con un teleférico panorámico, un parque en el que hay vendedores en puestos pequeños del mismo estilo y muy bonitos de tal manera que en lugar de afear, hermosean el lugar y a lo largo de un rio que atraviesa la ciudad, pusieron un zoológico en pleno centro.
 
Además convirtieron un asilo de ancianos de arquitectura encantadora que ya era inoperante, en un bellísimo poli fórum muy funcional con un muy buen estacionamiento y a los ancianitos les hicieron un nuevo lugar para ellos con los requerimientos necesarios para su edad.
 
Las calles de Orizaba lucen limpias, muy limpias y es que han colocado botes para la basura en sitios estratégico en donde la gente deposita la basura.
 
La seguridad es punto y aparte, puedes caminar sin temor por esta envidiable ciudad y como si esto fuera poco, lo mejor es su gente, amable servicial, atenta y educada.
 
Además los precios en los comercios, restaurants y hoteles son muy razonables llegando a rayar en barato.
 
Ante todo eso no me queda más que comparar y como resultado de la comparación morirme de envidia y de alegría.
 
Alegría por los Orizabeños que lo han logrado. Y pena, y vergüenza por los Centrecos que parecemos cangrejos ya no solo por la famosa cubeta sino ahora también porque pareciera que vamos para atrás y en caída libre.
 
Parece que nuestras autoridades han perdido brújula, talento, y elemental noción de gobierno ya que cada vez estamos peor y sin vislumbrar  quien será el talentoso y valiente que enfrente y resuelva positivamente los problemas de esta aun hermosa ciudad.
 
Por lo pronto la vergüenza y la envidia me corroe, pero el júbilo por nuestros hermanos de Orizaba me conforta.
 
¿Cuando Villahermosa?, ¿cuando llegará alguien que no privilegie la política, el changuismo, el enriquecimiento y los negocitos al amparo del poder y gobierne con talento, vergüenza y amor a la tierra más hermosa que Dios ha podido crear?
 
Esperemos que ese santo varón o mujer ya haya nacido y se esté preparando para hacerlo para que en un futuro no muy lejano nos podamos de nuevo sentir plenamente orgullosos de nuestra querida Villahermos.
 
Por lo pronto. Felicidades Orizaba Veracruz.

URL corto: http://bit.ly/2JawJlM

Radio en vivo

Visión empresarial
6:00 pm a 7:00 pm