"> "> ">
18/Nov/2018 : Villahermosa, Tabasco : 25°C   Algunas Nubes

Libro ‘Tiende tu Cama’; reflexiones para un graduado

11/Jul/2018 | Por: Psic. Sara Campos Chavolla | saracamposch@hotmail.com


Éste libro se basa en el discurso fue pronunciado por William H. McRaven el 21 de mayo del año 2014, en la ceremonia de graduación para los egresados de la Universidad de Texas en Austin.

Se trata de 10 lecciones que el autor aprendió en su entrenamiento en los comandos Mar, Aire y Tierra de la Marina de EUA. Contiene lecciones sencillas relacionadas con la superación de los retos del entrenamiento SEAL, Pero resultan importantes para enfrentar los desafíos de la vida, sin importar quien seas.



En cada capítulo el libro brinda un poco más de contexto a las elecciones individuales y también añade una breve historia sobre algunas personas que lo inspiraron con su disciplina, su perseverancia, su honor y valentía.

Mencionaremos brevemente algunos de sus puntos a manera de resumen.

CAPÍTULOS:

1.- Empieza tu día con una tarea cumplida. “Cambiar al mundo..., empieza por tender tu cama”.
La vida es difícil y en lo que ocasiones podemos incidir poco en el resultado de nuestro día. Debemos buscar algo que pueda motivarnos a iniciar el día, que pueda darnos una sensación de orgullo en un mundo a menudo difícil. Nada puede reemplazar la fuerza de la propia fe, pero a veces, el simple acto de hacer la cama puede darte el impulso que necesitas para comenzar tu día y proporcionarte la satisfacción necesaria para darle un final adecuado.

2.- No podrás lograrlo solo. “Si quieres cambiar al mundo..., encuentra alguien que te ayude a remar”. Ninguno de nosotros está a salvo de los momentos de la vida. Encuentra alguien con quien compartir tu vida, tantos amigos como puedas llamar olvides que tu éxito depende de los demás.

3.- Sólo importa el tamaño de tu corazón. “Si quieres cambiar al mundo..., mide a las personas según el tamaño de su corazón”. No te importe si eres bajito, demasiado delgado o si no tienes la suficiente fuerza. Demuestra que lo que cuenta no es tu talla, sino tu deseo de hacer las cosas con entrega, con pasión y de todo corazón.

4.- La vida no es justa: !sigue adelante!. “Si quieres cambiar al mundo..., olvida que fuiste una galleta azucarada y sigue con tu vida”. Es fácil responsabilizar a alguna fuerza externa por lo que te toca en la vida y dejar de esforzarte porque crees que el destino está en tu contra. Es fácil pensar que el sitio donde creciste, la manera en que trataron tus padres o la escuela a la que asististe son todo lo que determina tu futuro. Nada podría estar más alejado de la verdad. Las personas comunes y corrientes, así como los hombres y mujeres extraordinarios, se definen por la manera en que lidian con las injusticias de la vida. A veces, sin importar cuánto de esfuerces, sin importar lo bueno que seas, terminas convirtiéndote en una galleta azucarada. No te quejes. No culpes a tu mala suerte. Párate derecho, mira hacia el futuro y !sigue adelante!.

5.- El fracaso puede fortalecerte. “Si quieres cambiar al mundo...., no temas al circo”.
Si las cosas no te han salido bien, utiliza el fracaso como motivación para trabajar más y mejor que cualquier otro. Aunque sientas que por el momento no eres el mejor, no dejes de dar tu máximo esfuerzo. Si lo haces tendrás el reconocimiento y el respeto de los demás.

6.- Arriésgate en grande. Si quieres cambiar al mundo..., deslízate de cabeza por el obstáculo.
La vida es una contienda y el potencial de fracaso está siempre presente, pero aquellos que viven con temor al fracaso, a las dificultades o a la vergüenza, jamás alcanzarán su máximo potencial. Si no desafías límites, si no te deslizas de cabeza de vez en cuando, si no arriesgas en grande, jamás sabrás lo que verdaderamente puedes lograr en la vida.

7.- Enfréntate a los bravucones. “Si quieres cambiar al mundo..., no te acobardes frente a los tiburones. Todos los bravucones son iguales sea que estén en el patio de juegos, en el trabajo o al mando de un país al que gobiernan a través del terror. Se alimentan del miedo y la intimidación. Los bravucones se fortalecen a expensas de aquellos que son timoratos y cobardes, como tiburones que detectan el temor el agua. Rondarán en círculos para ver si su presa desfallece. Tratarán de determinar si sus víctimas son débiles. Si no encuentras el valor para mantenerte firme, te atacarán. En la vida, para lograr tus metas, para finalizar su recorrido, tienes que ser un hombre o una mujer de gran valor. Ese valor está en cada uno de nosotros. Esmérate en buscarlo y lo encontrarás en abundancia.

8.- Ponte a la altura de las circunstancias. “Si quieres cambiar al mundo...., sé la mejor versión de ti mismo en los momentos más oscuros”. En algún momento de nuestras vidas, todos los de enfrentaremos a momentos oscuros. Si no es la muerte de algún ser amado, entonces será algo más lo que destruya tu espíritu y te haga dudar del futuro. En ese momento de oscuridad busca en lo más profundo de tu interior y conviértete en la mejor versión de ti mismo.

9.- Dale esperanza a la gente. “Si quieres cambiar al mundo..., empieza a cantar cuando el lodo te llegue al cuello”. La esperanza es la fuerza más poderosa del universo. Hace posible que las naciones aspiren a la grandeza. Puede levantar a los oprimidos. Puede aliviar el dolor de las pérdidas insoportables. A veces, lo único que se necesita es una persona que haga esa diferencia. En algún momento, cada uno de nosotros nos encontraremos hundidos en lodo hasta el cuello. Ese es el momento de cantar a todo pulmón, de sonreír de oreja a oreja, de levantar a aquellos que están a tu alrededor e infundirles esperanza de que mañana será mejor.

10.- Nunca jamás te des por vencida y. “Si quieres cambiar al mundo...., nunca, pero nunca toques esa campana”. La vida está llena de momentos difíciles, pero allá afuera siempre hay alguien a quien le está yendo peor que a ti. Si llenas tus días de autocompasión, de la manera en que la suerte te ha tratado y responsabilizas de tus circunstancias a algo o a alguien más, tu vida va a ser larga y muy difícil. Sí, por el contrario, te niegas a renunciar a tus sueños y te mantienes fuerte y tenaz contra la adversidad, la vida se convertirá en aquello que tú decidas y podrás hacerla maravillosa. !Nunca te rindas!

Si tiendes tu cama cada mañana, habrás cumplido la primera tarea de tu día. Te dará una ligera sensación de orgullo y de alentará a hacer otra tarea más, y otra, y otra. Para el final del día, esa tarea cumplida se habrá convertido en un sinfín de tareas cumplidas. Tender tu cama también reforzará la certeza de que las pequeñas cosas de la vida tienen importancia. Si no puedes hacer las cosas pequeñas correctamente, jamás harás las cosas grandes correctamente. Y si por casualidad tienes un día terrible, regresarás a casa a una cama bien hecha -que hiciste tú-, y esa cama tendida estimulará la idea de que mañana será mejor.

Contado con gran humildad y optimismo, este libro intemporal ofrece sabiduría simple, consejos prácticos y palabras de aliento que inspirarán a los lectores, incluso en los momentos más oscuros de la vida.

“Si quieres cambiar al mundo empieza por tender tu cama”.

PSIC. SARA LETICIA CAMPOS CHAVOLLA
AV MÉNDEZ 1110 CENTRO TORRE MÉDICA. VILLAHERMOSA , TAB.
TEL 3 14 11 78 Y CEL: 9931920934

URL corto: http://bit.ly/2zrpukO