"> "> ">
24/Nov/2017 : Villahermosa, Tabasco : 18°C   Nublado

¿Por qué el Caudillo involuciona en el trópico?

Emmanuel Sibilla Oropesa

12/Jun/2010 | Por:

No cabe duda que el trópico, el nuestro, el insertado en el infierno verde, provoca al caudillo (del latín capitellium, cabeza) un sin número de efectos que hacen de las suyas con tan solo introducirse a su entorno.

¿Qué encierra en su atmósfera que a veces el tan solo respirar su aire le resulta letal? ¿qué misterios esconde que en ocasiones acaba con su equilibrio y destruye su paz interior? ¿qué perversa maldición ejerce contra el caudillo que puede llegar a perderlo todo, incluso su más anhelado sueño? Y es que el embeleso en el que el trópico lo envuelve pareciera que no le deja pensar, razonar, analizar, reflexionar, discernir, entender, escuchar y lo arroja al sendero de la sin razón, ante la mínima provocación, encolerizado como si el mismísimo demonio se hubiese apoderado de su alma… y es que no resiste la crítica.

Explota, le falta el aire, se cuestiona y se arrepiente; grita, se vuelve a encender, enloquece, insulta, no sabe que hacer, amenaza, vuelve a explotar, se encuentra fuera de sí, sufre, no entiende lo que pasa, no encuentra paz, aturdido, desorientado como barco sin brújula que permanece varado a mitad del océano. ¡Oh serenidad cuanta falta me haces y tu ausente! Exclama.

Su séquito de lacayos no logra mitigar su sed de venganza, es imposible apagar el incendio que le quema las entrañas, algunos reaccionan como su señor y les brota el mismo mal, como enfermedad que se contagia a través del aire, otros simplemente son ignorados y muertos de miedo contemplan la escena, unos más disfrutan del momento en tanto da la orden, la instrucción a sus fieles y bien remunerados alfiles para que dejen sentir todo su poderío contra el que ha osado desafiarle, nada ni nadie lo puede detener.

En las aldeas despierta distintos sentimientos, es odiado y amado, sin embargo, unos y otros le temen, a él no lo importa.

Lejos de la jungla, cuando pierde contacto con el entorno, el caudillo gana terreno, se desplaza como un connotado estratega, va sumando condecoraciones, es reconocido en el círculo principal del poder económico y político por sus habilidades y capacidades, es influyente, se siente parte de una dinastía especial, no hay batalla de la que no pueda salir victorioso por mas sangrienta que ésta sea y ésto le permite mantenerse cerca de quienes lo controlan casi todo, disfruta su estadía fuera, se da tiempo para las tertulias, se interesa por el arte y la lectura, gusta del buen vino pero su mente siempre visualiza la provincia, piensa volver, por ello a través de sus lacayos penetra en las aldeas para tener el control, quiere sentarse en el trono de oro y está dispuesto a sacrificarse por el pueblo ignorante y solo le resta esperar, tener la oportunidad de volver al terruño para llevar a cabo sus planes cueste lo que cueste, todo está perfectamente calculado, sin embargo, no se da cuenta que el trópico lo está esperando para devorárselo.

Qué extraña sensación, el caudillo pisa la tierra que lo vio nacer y algo pasa que involuciona.


Rematando: ¿Será el trópico? ó ¿será su verdadera personalidad que lo muestra tal cual es?

URL corto: http://bit.ly/1k9LSC6