"> "> ">
19/Nov/2017 : Villahermosa, Tabasco : 20°C   Nublado

Revelaciones de un especialista

Emmanuel Sibilla Oropesa

17/Jun/2010 | Por:

“Ahora sí Tabasco se inundará otra vez y podría ser peor que antes”, me confió muy preocupado un especialista en hidráulica hace algunas semanas.

La expresión me alarmó y mucho, imaginé de nuevo la escena, todo bajo el agua, la gente tratando de salvar sus pertenencias, albergues llenos, el ejército en las calles ayudando a la población damnificada, cayucos, lanchas, todo tipo de embarcación prestando auxilio a los afectados, gente llenando sacos con arena por todos lados, es un caos; las actividades cotidianas paralizadas, solo el agua que sigue subiendo su nivel y va inundando poco a poco el territorio, sentí escalofríos.

El ingeniero me insistió: “No hay obras concluidas, siguen los caídos, las ventanas abiertas, no hay proyectos listos, le apuestan a los costales, es un gran negocio, están esperando las lluvias para las declaratorias de emergencia y adjudicar directamente”.

¿Cómo es posible que esto esté ocurriendo?, ¿es real?, ¿se van a arriesgar?, ¿serán capaces de hacerlo?, ¿se atreverán? cuestioné aturdido; la respuesta no se hizo esperar, “no te das cuenta que lo han hecho ya 3 veces”, sentenció. “Es muy tarde para hacer algo por Tabasco y especialmente por Villahermosa”, “El diputado Aysa lo sabe, es el único que escucha y está muy preocupado, pero no le hacen caso”, “el bordo y muro de Casa Blanca se concluirá hasta noviembre cuando termina la temporada de huracanes e inicia la de los nortes”, “La temporada de huracanes 2010 es muy agresiva, 7 de ellos podrían ser devastadores, puedes consultar la página NOOA de los Estados Unidos”, “hasta Luege se está curando en salud”, “Granier no sabe como están las cosas realmente aunque algo percibe, lo están engañando”, “no le están hablando a la población con la verdad”, “está en juego el negocio de los particulares en la generación de energía y ellos están presionando para detener la extracción ahora que es conveniente sacar el agua de las presas”, “la situación es muy grave”.

Quedé atónito, confundido, impresionado, deprimido ante la impotencia de no poder hacer algo luego del panorama advertido.

Y es que lo que está en juego es el patrimonio de un pueblo, son vidas humanas; sería terrible que nos estén engañando en un asunto de seguridad nacional, que estén maquillando cifras, que estén retrasando las obras para facturarlas más caras durante la emergencia o que no las hagan y sí las cobren, que pueda haber gente capaz de eso y más, que solo le importe el dinero sin detenerse a pensar en el daño que le podrían ocasionar a más de dos millones de habitantes.

De cumplirse el escenario ¿qué pasaría en Tabasco?, ¿recibiríamos de nuevo la ayuda internacional como en 2007? ¿saldríamos con éxito de ésta?, ¿sería la estocada final?, ¿qué haría el pueblo?, ¿qué prometería ahora el Gobierno Federal?, ¿qué dirían las autoridades estatales que empiezan apenas a levantar la voz?, ¿será que ya dimensionaron el tamaño del problema y por ello salieron a fijar una postura de preocupación exigiendo a la CONAGUA la conclusión de las obras?, ¿habría responsables?, ¿estaremos aún a tiempo de evitar los daños?

Quiero pensar que sí, quiero creer que lo que nos han dicho las autoridades competentes es cierto, que estamos mejor protegidos que en 2007, que se está trabajando incansablemente, que están haciendo todo lo posible, que las obras son de calidad, que las programadas estarán listas, que la vamos a librar, ojalá, si no, Dios dirá…

Rematando: ¿Dónde está aquel que prometió reconstruir Tabasco cueste lo que cueste? ¿Le ha dado seguimiento al asunto? ¿sabe lo que se advierte para la Entidad? ¿dejará que nos ahoguemos?

Y los locales ¿por qué hasta ahora levantan la voz? ¿por qué no lo hicieron antes cuando aún estaba al frente el tan cuestionado Komukay y había tiempo?

URL corto: http://bit.ly/1k9LUK7