"> "> ">
19/Nov/2017 : Villahermosa, Tabasco : 21°C   Nublado

"¿Dinero o educación?"

Por: Jesús Sibilla Oropesa

24/Mar/2015 | Por:


He leído y escuchado mucho sobre como combatir la delincuencia organizada y la corrupción en nuestros país y en nuestro estado.

Entre otras soluciones y estrategias que dicen los testimonios incluso de Latinoamérica, afirman que aumentar el sueldo a los policías o dar salarios muy por encima de cualquier persona del pueblo e incluso tal vez por encima de los empresarios les inhibe a policías y servidores públicos las ganas de meterle la uña a los dineros del pueblo.

He aquí mi opinión:

El problema si es el sueldo no solo del policía, sino del ciudadano asalariado en general pasando por los maestros que son educadores de generaciones e investigadores tan necesarios para la evolución de las universidades.

Pero existe un problema mucho mayor que tiene que ver con la formación de la persona, con los valores que le han inculcado, con el ejemplo que le han dado tanto papás como maestros y personas cercanas y queridas, con las costumbres de su pueblo, con la tradición social.

Así es que no necesariamente quien gana más roba menos o no roba, y para pruebas solo tenemos que fijarnos en cuantos presidentes de la república, se han involucrado en la corrupción ya sea directamente o haciéndose cómplices.

Todos ellos han resuelto prácticamente sus respectivas vidas desde su trayectoria política y son muy pocos los que no le han metido el diente o no han permitido que se lo metan o no se han convertido en cómplices, a reserva que puede haber más, yo señalaría únicamente al presidente austero Adolfo Ruiz Cortínez.

Del actual presidente hay muchas historias de corrupción que le rodean desde que fue gobernador del Estado de México, veremos de que manera termina su mandato.

Pero que me dicen de la mayoría de los secretarios de estado que han amasado fortunas que sería imposible lograr con lo que mensualmente han percibido de sueldo o dieta o compensación o como quieran llamarle.

De los líderes sindicales ni que hablar, estos son maravillosos, le faltan el respeto a todo mundo empezando por sus sindicalizados a los que les birlan el dinero y a su costa viven como auténticos reyes, sus hijos, familia y señores que le acompañan; si no son útiles al sistema, corren peligro con todo y sus millones como la maistra Elba Esther; si lo son (útiles) como el caso que encabeza el súper líder (ay mojo fútbol) Carlos Romero Deschamps que tiene hijos que presumen Carros de dos millones de dólares o viajes por todo el mundo y a todo lujo y con mascotas pagando pasaje, entonces son mimados y premiados trianualmente con cargos plurinominales para que tengan fuero, tenerlos contentos y les controlen a sus agremiados a quienes les dan migajas mientras ellos, los “líderes”, se sirven con la cuchara grande.

De los gobernadores que decimos: salvo honrosas y muy contadas excepciones; ganan bien, viven, bien, viajan bien, comen bien, parrandean bien, le entran a buenos negocios, tienen buenas casas, aquí y en el extranjero, se asocian con sus cercanos, tienen su pequeño ejército de presta nombres, disponen del dinero que no es de ellos, ordenan beneficios y asignaciones millonarias a sus amigos y cómplices y se visten de bondadosos hombres que regalan lo que no es de ellos, reparten dinero a los medios de comunicación buscando impunidad, lisonja, halago falso y si no se puede, por lo menos, crítica discreta, y claro buscan por todos los medios poner en su puesto a otro gober que no lo traicione, que no lo meta a la cárcel, que no lo ataque aunque para ello tenga que pasar por encima de la militancia, los diferentes grupos políticos al interior de su propio partido y se tenga que gastar el dinero que ya no tiene aunque para ello endeude millonariamente al estado.

De tal manera que si; ojalá y todos pudiéramos ganar muy buen dinero, los policías, los maestros, los obreros, los campesinos etc,

pero insisto que esto, el dinero, solo puede palear las necesidades fuertes del ser humano, ayuda, pero no le inhibe la tentación de tomar el dinero del gobierno al que por cierto y no se porque arte, casi todo mundo mete el diente con singular alegría aunque antes jamás en su vida haya sido capaz de robarse pero ni un chicle, toda la vida han sido honrados, pero si se trata del dinero de todos, o el del sindicato, caramba, no se por que pero le dan con todo y sin siquiera simular.

Ea pues que sostengo mi hipótesis en el sentido que ganar bien ayuda, pero no impide ni que roben, ni siempre motiva a dar el mejor esfuerzo en el trabajo. De hecho hay gente que no quiere trabajar más que para gobierno o PEMEX buscando no cansarse mucho, tener todas las conquistas que han obtenido a un gobierno que han chantajeado, acorralado y que por discurso electoral han regalado y con la cual no puede competir la iniciativa privada y que claro hoy mantiene a la burocracia obesa y difícil de sostener.

Lo que hemos observado a través de los años, de actos de deshonestidad de los gobernantes y servidores público acompañados de palabras como “el que no tranza no avanza” “si se lo va a llevar otro, me lo robo yo”, “Robó pero hizo obra”, “robó pero repartió”, “Robó, pero era buena Gente”, han convertido a este pueblo en su gran mayoría en gente que gusta de cohechar, robar, defraudar, actuar deshonestamente en una palabra.

Lo peor es la falta de conciencia del tabasqueño, la falta de sensibilidad y que ya hemos creído que todo se vale por dinero, por tener cosas, por tener poder aunque para ello unos pasemos por encima de otros.

Ojalá y se iniciara una gran cruzada con psicólogos, neurolingüistas, terapeutas y afines por todas las instancias de gobierno y escuelas para trabajar con la mentalidad e idiosincracia del tabasqueño y de esa manera reinstalar los valores universales en la conciencia de la persona.

Algo tiene que hacer alguien……

URL corto: http://bit.ly/1QNMytF