'El Ángel exterminador (Covid-19) pasará por las casas y respetará la vida de quienes respeten la cuarentena': sacerdote

El mundo hoy vive una gran oportunidad de dar un giro, sacudiéndose lo superfluo hacia lo esencial, de poner un alto a la locura del consumismo y el lujo desenfrenado, manifestó el Padre Roberto Valencia Aguirre, párroco de la Parroquia Universitaria San Marcos.

Tras compartir la reflexión "El Homo Covid: las enseñanzas del virus", el religioso aseveró que el fin del mundo aún no ha llegado, más bien dijo, esta pandemia es tan sólo un momento del proceso evolutivo del planeta, que está reclamando su espacio y su lugar.

En este sentido, citando el pasaje bíblico del Éxodo cuando el Ángel exterminador pasó por Egipto en la Pascua del Señor, Valencia Aguirre señaló que con este virus, se vive una nueva Pascua y sobrevivirán a ella, quienes respeten la cuarentena, como medida preventiva contra el COVID-19.

"La Teología sostiene que el mal no prevalecerá sobre ellos, es una nueva Pascua, en que el Ángel exterminador, como el del Éxodo, pasará por los hogares y respetará la vida de los que respeten la cuarentena. Este 2020, el cristianismo  universal, se jugará como nunca su vigencia. El mensaje de la Resurrección, será predicado con fuerza, contundencia, como un mensaje real y testimonial", reflexionó.  

Indicó que con esta pandemia, los seres humanos son testigos del nacimiento de un nuevo orden mundial, donde se advierte del asesinato del capitalismo feroz, para volver al comunismo, y comentó que el coronavirus "arrastra todas las piedras del río", es decir, desde los políticos hasta las religiones están perdiendo en este momento. 

"Pierden las religiones. Pierden los liturgistas-ortodoxos, que defendían el clericalismo dogmático,  la comunión en la mano, la jerarquía sagrada, la confesión obligatoria, la misa de preceptos. Una Plaza de San Pedro completamente vacía y un Papa con el corazón partido, sin ovejas, no hay pastor. Las iglesias completamente vacías, se mueven a lo digital", añadió.

No obstante, el sacerdote aseguró que el Papa Francisco no será el último sucesor de San Pedro, pero tal vez, consideró, si sea el que sepulte una iglesia agonizante por tantos escándalos de pederastia.

"Francisco no será el último Papa del cristianismo occidental, pero si puede ser el último Papa que sepulte una iglesia agonizante por la pedofilia, el clericalismo, la negación del mundo moderno a las mujeres, a un sacerdocio universal. La iglesia del coronavirus, recibe un mensaje certero de su maestro, ceder a los fieles su lugar protagónico en la historia de la salvación, son ellos los que hoy bendicen a los enfermos y moribundos, los que bautiza y sepultan, ante la ausencia de sacerdotes", puntualizó.

Finalmente, apuntó que ante la crisis sanitaria que están viviendo todos los países, éstos han comprendido de una manera horrorizada, que descuidaron sus sistemas de salud, por ello comentó, la reflexión debe ser cuáles serán los nuevos pilares del orden mundial, una vez pasada la contingencia por el coronavirus.