Lupita Vidal, de La Cevichería para Tabasco, rompe con los estigmas y crea conceptos únicos

ESPECTÁCULOS
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel
fullscreen
imagencarrusel

Chef, mujer, rebelde, apasionada y tabasqueña, así es Lupita Vidal, propietaria de La Cevichería Tabasco, y fundadora de Ciudad de Colores en la colonia Gaviotas. 

Lupita llega a los 32 años de edad, siendo un referente en la cocina local, comprometida en seguir dando a conocer las riquezas culinarias de Tabasco, y disfrutando el momento por el cual atraviesa. 

En entrevista con la XEVT, nos contó cómo inició todo, y cómo fue ese primer acercamiento con la cocina. 

“Ya fue grande, no tengo una historia mágica, de que mi abuelita prendía el fogón no, mi papá es cocinero y la relación con la cocina siempre la hemos tenido, pero nunca lo vi como algo en lo que me pudiera desarrollar”, aseguró.   

Cuando llegó la licenciatura en Gastronomía a Villahermosa, Lupita decide cambiar su rumbo, y abandona la carrera en Comunicación e inicia su nuevo camino. 

“Estudiaba Comunicación y me cambié, vi que podía desarrollar habilidades, siempre he sido rebelde y me molesta el hecho de que todo sea dominado por hombres”, resaltó.


Hace 10 años que egresó de la carrera, y a partir de ahí todo ha sido una evolución, se fue a Cancún donde estuvo en reconocidos hoteles, como el “Paraíso de la Bonita” que tiene 5 diamantes de calificación, y lo coloca como uno de los mejores del mundo; en Tabasco, estuvo a lado del chef Aquiles Chávez, y hoteles como el Fiesta Inn y Quinta Real.  

“Fue una gran experiencia, madurar y entender que si no era profesional, no iba a hacer nada en la vida”, manifestó. 

Al regresar a Tabasco, le costó mucho encontrar un trabajo, dio clases pero no era lo suyo, y fue en ese proceso de no saber qué va a pasar, donde nació La Cevichería

“No encontraba dónde trabajar, y con Chucho dijimos vamos a poner algo de banquetes, pero no llegaba ni Dios, logramos hacer un banquete para 300 personas, y fue cuando dijimos vamos a vender comida, primero habíamos dicho barbacoa, pero yo me la pasaba haciendo ceviches, y pues dijimos tostadas de ceviches, fue sin pensarlo y así lo hicimos”, relató. 

La Cevichería le ha dado momentos únicos, ahí se casó y ha tenido comensales famosos, como Playa Limbo, Sofía Niño y diversos políticos. Hoy al pasar los años y el ver cómo ha crecido, nos cuenta el desarrollo de este proceso. 

“Al principio no lo valoraba, me sentía muy chiquita y no sabía todo el potencial que podía desarrollar, pero entendí y empecé a valorar, fue ahí cuando empezó a evolucionar mi cocina, empezamos a invertir”. 

imagen-cuerpo

Pero ese no fue el único reto al que se enfrentó, pues la primera sucursal de La Cevichería, se ubicó en Gaviotas, colonia popular, conocida desafortunadamente por los hechos violentos que se han registrado en ella a lo largo de los años.  

“Decían, ‘es que tu comida está muy rica, pero es que estás en Gaviotas’, que tu no valieras solo por una ubicación, pues dijimos vamos a hacer algo, la calle se llama Chico Che, tiene historia, hay tantas cosas, entonces a mí me gustan mucho los murales y dijimos, vamos a pintar un Chico Che, conocimos unos chavos, nos apoyaban clientes y fundamos Ciudad de Colores”. 

Este proyecto lleva hasta la fecha 10 murales, de los 18 que están proyectados, y ha dado paso a otras iniciativas en la entidad como Ciudad Mural de Colectivo Tomare y Manos Sucias, murales hechos al estilo grafity. 

Su comida, la cual asegura es más que pescados y mariscos, la ha llevado a seguir creciendo y expandiéndose, demostrando que una chef mujer, puede seguir avanzando en un ámbito en el que los hombres son generalmente quienes llevan la batuta.  

“A mí me preocupa cuando la gente está esperando, me pone nerviosa, entro en crisis, esta segunda sucursal ha funcionado bastante bien, el nombre ya es conocido, la plaza me gusta, es un crecimeinto, ya más profesional, más responsabilidad, más cansado”. 

imagen-cuerpo

Actualmente ha implementando cenas en las cuales tiene a otros chefs como invitados, y lo que busca es poder mostrarles una parte de Tabasco, y a partir de ahí, crear platillos cargados de historia y sabor, y que los comensales también tengan un poco de esto con performance, que expliquen un poco las tradiciones de los munipios; Tenosique fue el municipio elegido y para este mes será Centla.

Lupita disfruta preparando pulpo y pejelagarto, y a pesar de que es una experta en la cocina de mar, confesó que el pez diablo (bagre armado) sigue significando un reto para ella. 

imagen-cuerpo

Inquieta, preocupada por su tierra y por seguir experimentando, reveló que seguirá trabajando en la promoción de productores y artistas tabasqueños, y espera que en su equipo estén próximos chefs reconocidos, y piensa en un futuro tener otra sucursal en otra ciudad concurrida, además de que trabaja en la creación de un libro de gastronomía. 


Short Link: https://is.gd/nPRcY7

Comentarios