buscar noticiasbuscar noticias

Despiden al Papa Emérito Benedicto XVI con el grito "¡Santo Súbito!"

El cuerpo fue depositado en las Grutas Vaticanas

Al grito de "¡Santo Súbito!" (Santo ya), fue despedido este jueves el Papa Emérito Benedicto XVI, durante la Misa de Funeral en la Plaza de San Pedro, la cual fue inédita, dado fue presidida, por primera vez en la historia de la Iglesia Católica, por otro Papa.

Despiden al Papa Emérito Benedicto XVI con el grito "¡Santo Súbito!"
imagen-recuadro

En su homilía, el Santo Padre reflexionó el Evangelio de San Lucas 23, 46, e inició su discurso con la frase de Jesús en la cruz: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu", que dijo, son palabras "capaz de confirmar lo que selló toda su vida: un continuo entregarse en las manos de su Padre". 

imagen-recuadro

En tal sentido, el Sumo Pontífice explicó que existen tres tipos de entrega que el mismo Jesucristo nos enseñó al cumplir la voluntad del Padre: agradecida, orante y sostenida, por ello refirió que con ese testimonio, daban el último adiós al Papa Emérito Benedicto XVI.

"También nosotros, aferrados a las últimas palabras del Señor y al testimonio que marcó su vida, queremos, como comunidad eclesial, seguir sus huellas y confiar a nuestro hermano en las manos del Padre: que estas manos de misericordia encuentren su lámpara encendida con el aceite del Evangelio, que él esparció y testimonió durante su vida", expresó.

Francisco también destacó la presencia de los fieles congregados en la Plaza de San Pedro, para despedir a "quien fuera su pastor", tras recordar a San Gregorio Magno, quien al finalizar la Regla pastoral, "invitaba y exhortaba a un amigo a ofrecerle esta compañía espiritual".

"Es la conciencia del Pastor que no puede llevar solo lo que, en realidad, nunca podría soportar solo y, por eso, es capaz de abandonarse a la oración y al cuidado del pueblo que le fue confiado. Es el Pueblo fiel de Dios que, reunido, acompaña y confía la vida de quien fuera su pastor", agregó.

En su homilía, el Papa Francisco señaló que Benedicto XVI, fue un "fiel amigo del esposo".

imagen-recuadro

"Como las mujeres del Evangelio en el sepulcro, estamos aquí con el perfume de la gratitud y el ungüento de la esperanza para demostrarle, una vez más, ese amor que no se pierde; queremos hacerlo con la misma unción, sabiduría, delicadeza y entrega que él supo esparcir a lo largo de los años. Queremos decir juntos: Padre, en tus manos encomendamos su espíritu. Benedicto, fiel amigo del Esposo, que tu gozo sea perfecto al oír definitivamente y para siempre su voz", concluyó.

Al finalizar la misa, el ataúd con el cuerpo del Papa Benedicto XVI, fue acercado al Papa Francisco, quien tocó y bendijo el féretro, donde oró por unos segundos.

Posteriormente fue ingresado a la Basílica de San Pedro, donde el cuerpo de Benedicto XVI fue depositado en las Grutas Vaticanas, en la misma tumba donde fueron depositados los restos de su antecesor, San Juan Pablo II, en abril de 2005, mismos que ahora reposan en la capilla de San Sebastián.

imagen-recuadro

Cabe mencionar que el Vaticano dio a conocer el Rogito por el pío tránsito de Su Santidad Benedicto XVI, Papa Emérito, con el que fue sepultado el Papa Emérito, que describe el pontificado de Joseph Ratzinger.

También es preciso comentar que durante la Misa de funeral, en más de una ocasión se escuchó el grito de "¡Santo Súbito!", además de que se pudo leer un cartel grande con esta frase, que fue similar al que se oyó el 8 de abril de 2005, durante la despedida de San Juan Pablo II.

Short Link: