buscar noticiasbuscar noticias

Durante vuelo a Bahréin, Valentina Alazraki obsequia a Francisco chocolates de Tabasco

Vengo como sembrador de paz, expresa Papa a su llegada

El Papa Francisco inició este jueves, su 39 viaje apostólico de tres días, ahora por Bahréin, siendo el primer pontífice que visita ese reino.

El Sumo Pontífice despegó de Roma, Italia, a las 9:46 de la mañana (hora local) y tras cinco horas de vuelo en el Airbus A330 de ITA Airways, llegó a Bahréin, a las 16:36 (hora local).

Durante vuelo a Bahréin, Valentina Alazraki obsequia a Francisco chocolates de Tabasco

El Santo Padre descendió en la Base Aérea de Awali, donde fue recibido por el Rey de Bahréin, Su Majestad Hamad bin Isa Bin Salman Al Khalifa, así como por autoridades civiles y religiosas.

A su llegada, niños vestidos con trajes tradicionales, esparcieron pétalos de rosa, mientras el Jerarca Católico y las autoridades, pasaban ante la Guardia de Honor, en el Salón Real de la Base.

Posteriormente, Francisco se trasladó al Palacio Real de Sakhir, donde 21 cañones de salvas, dieron la bienvenida al religioso, además de que se entonaron los himnos de El Vaticano y de Bahréin.

Ahí, el Papa Francisco emitió el primero de los seis mensajes que pronunciará durante su estancia, donde expresó su alegría de visitar este país del Golfo Pérsico, donde destacó el árbol de la vida, que sobrevive desde siglos en este lugar, en una zona desértica.

El Santo Padre señaló que en Bahréin, se ve una sociedad heterogénea, multiétnica y multirreligiosa, que es capaz de superar el peligro del aislamiento.

"Los numerosos grupos nacionales, étnicos y religiosos que aquí coexisten testimonian que se puede y se debe convivir en nuestro mundo, convertido desde hace décadas en una aldea global en la que, a pesar de dar por sentada la  globalización, es todavía desconocido en muchos sentidos el espíritu de la aldea", manifestó.

De igual forma, refirió que cada día, se recurre a acciones y amenazas de muerte, como la monstruosa e insensata guerra, como es el caso de Yemen, que opinó, está martirizado.

"En la guerra emerge el lado peor del hombre: el egoísmo, la violencia y la mentira. Sí, porque la guerra, toda guerra, representa también la muerte de la verdad. Rechacemos la lógica de las armas e invirtamos la ruta, convirtiendo los enormes gastos militares en inversiones para combatir el  hambre, la falta de asistencia sanitaria y de instrucción", indicó.

Aunado a lo anterior, enfatizó que estaba en Bahréin como creyente, cristiano, hombre y peregrino de paz, y sobre todo, como sembrador de paz.

"¡Trabajemos juntos, trabajemos por todos, por la esperanza! Estoy aquí, en la tierra del árbol de la vida, como sembrador de paz, para vivir días de encuentro, para participar en un Foro de diálogo entre Oriente y Occidente por la convivencia humana pacífica. En camino fraterno que, bajo la mirada del cielo, quiere favorecer la paz en la tierra", comentó.

Por otra parte, dijo esperar que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se realizará en Egipto en próximos días, tome decisiones concretas y pensando en las futuras generaciones.

Short Link: