No es recomendable que la población salga a infectarse para adquirir ‘inmunidad’: especialista

PRIMERA PLANA
No es recomendable que la población salga a infectarse para adquirir ‘inmunidad’: especialista

 

Entre los próximos siete y 10 días, México podría registrar un verdadero descenso en el número de personas que mueren por Covid-19, estimó el director de Medicina del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, José Sifuentes, quien se pronunció en contra de que la población salga a contagiarse para “adquirir inmunidad”.

Comentó en Telereportaje, que la situación en el país se está asimilando a lo que acontece en España, que tuvieron grandes afectaciones económicas y de salud, por la alta cantidad de contagios que registraron durante el periodo más drástico de la pandemia.

“Mi sueño es que nos pareciéramos a Corea, pero tristemente no es así, por muchas razones. Cada quien tiene su realidad y nuestra situación de ninguna manera se parece a la de Corea en términos económicos, población, geografía. Siento que nuestra situación se parece un poco a la que han vivido algunos países europeos como España. Si seguimos con disciplina que nosotros mismos hemos diseñado, cabe la posibilidad de que nosotros, en las próximas semanas, esta epidemia empiece a atenuarse, y entonces sí tener más actividades. Espero que en los próximos días el número de fallecimientos empiece a disminuir, en unos 7 o 10 días más, para tener este control”.

Ante el argumento de quienes sostienen que es mejor que toda la población se infecte lo antes posible para adquirir inmunidad, el médico advirtió que esta medida podría generar un alto índice de mortalidad, debido a que en México, un alto porcentaje de la población padece de enfermedades que agravan los padecimientos del coronavirus, por lo que no recomendó la llamada “inmunidad de rebaño”.

“Aquí estamos hablando de una infección que sabemos cómo entra al cuerpo de las personas, pero no sabemos cómo se va a comportar en la inmensa mayoría de ellos. En algunos puede ser que se comporte de manera benigna, y tengan una infección leve, sin embargo, les recuerdo que en otros, esa infección puede tener un efecto devastador, de una infección violenta, poner al borde de la muerte o incluso matar. Para personas mayores, personas con antecedentes en sus pulmones, con trasplantes, con diabetes, obesidad, hipertensión, que son enfermedades muy comunes en este país. Hacer esto de manera irreflexiva no es una medida adecuada”.

Explicó que, en el caso de los jóvenes, niños, e incluso en los bebés, no suele haber padecimientos graves, a menos que haya algunas de estas condiciones pre mórbidas.

“Con los niños no hay que preocuparse tanto, porque ellos manejan esta infección bastante bien, pero cuando tienen condiciones como un trasplante renal, una leucemia, diabetes, como asma, pues sí son niños que se pueden poner graves a consecuencia de la infección. En principio, los niños que vemos, la mayoría son sanos que no se van a infectar de manera grave, pero si se infectan y son portadores, lo llevan a sus familias. Eso sí ocurre”.

Y es que precisó que las personas con enfermedades preexistentes, no solo se pueden agravar más que quienes no tienen ningún padecimiento, sino que además, es un hecho que es más fácil que estos se infecten, debido a que, entre otras cosas, tienen las defensas del sistema inmunológico más bajas.

“Personas con ciertas condiciones pre mórbidas o preexistentes, como obesidad, diabetes, hipertensión arterial, se observó que eran condiciones que favorecían el desarrollo de esta infección. Lo más delicado es que una persona en condiciones de obesidad, diabetes o hipertensión, son las personas que tienen varias condiciones de riesgo: para adquirir la infección, para desarrollar la enfermedad, y para desarrollar la enfermedad grave, que puede necesitar hospitalización y terapia intensiva. - ¿Está diciendo que quienes tienen estas enfermedades crónicas son mucho más susceptibles de contagiarse? – Exactamente”.

Inclusive, ventiló que en caso de que la ciudadanía se infecte, no hay garantía de generar una inmunidad total, puesto que este virus tiene la capacidad de mutar rápidamente. 

Sin embargo, la sociedad médica ha encontrado evidencia de que realizar tratamientos con el plasma de las personas previamente contagiadas y que salieron de la enfermedad, puede ayudar notablemente.

“Ésta, como otras infecciones virales, seguramente que dejan huella en el cuerpo, en términos de inmunidad. Nos ha enseñado un ejemplo muy interesante, que es el uso del plasma de las personas que se enfermaron. Ese plasma contiene anticuerpos, y se ha observado que el uso de esta herramienta, en algunos pacientes graves llega a ser de utilidad, como recuperación. Esa es una evidencia, si no absoluta, sí muy a favor de que existe una inmunidad en esas personas”.

El doctor José Sifuentes, recordó que este virus tiene muy poco tiempo que se generó, lo que no ha permitido tener suficiente evidencia sobre qué tratamiento puede servir para combatirlo, de manera masiva. 

“Es posible que los protocolos, en una fase inicial, no fueran los correctos, precisamente porque no conocíamos la gravedad de esta situación. Sí creo que el hecho de tener protocolos de prevención y cuidado, son importantes. Si nosotros aplicamos una estrategia sin ningún protocolo, corremos el riesgo de que la infección se disemine. Lo grave no es que se infecte toda la gente, sino que se infecte una gran proporción de la población al mismo tiempo. Por consiguiente, el número de camas del hospital se va a ver rebasado. Es posible que no sean perfectos los esquemas, pero es lo mejor que se tiene, a la luz del conocimiento actual, y por consiguiente, es la mejor medida para la población general, inclusive para las personas que trabajamos en el ambiente hospitalario”.

Y es que el director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, comentó que cada persona puede reaccionar de manera distinta a los medicamentos, por lo que, pese a que hay evidencia de que algunos antiinflamatorios pudieran servir para el tratamiento, no se debe de utilizar de manera generalizada.

“Sí es importante que la ciudadanía esté atenta a cómo van apareciendo estas medicinas, para que no se dejen engañar, y no consumir medicamentos con efecto nocivo. Algunos antiinflamatorios, se sabe que, durante la etapa aguda de la infección, pueden potenciar el efecto del virus y ocasionar un mayor daño en los tejidos de las personas. Han aparecido medicamentos como la cloroquina y la hidroxicloroquina, que son medicamentos antipalúdicos, o antiparasitarios, que tienen cierta acción antiviral muy interesante, también con un efecto que potencia un poco el aparato inmunológico de las personas, pero se tienen que manejar en el contexto de un protocolo, antes de recomendar el uso generalizado a al población, porque algunos pueden tener efectos nocivos”.

También reconoció que hay algunos antivirales como el Remdesivir o los utilizados para el VIH, que pueden tener un efecto positivo en los pacientes, que inclusive están siendo utilizados en algunos países de Europa y Asia, aunque advirtió que nada es conclusivo. 

“Si somos realistas y vemos cuáles han sido las medicinas que tienen un beneficio real, son aquellos medicamentos que tienen actividad antiviral. Así han aparecido algunos como  el Remdesivir, que si bien la experiencia aún es limitada, parece ser el medicamento con mejor efecto. Han aparecido otros antivirales, algunos de ellos con actividad sobre el virus del VIH, que tienen una actividad antiviral sobre este microorganismo, pero faltan estudios que puedan definir la actividad verdadera, y qué tan benéficos y confiables son. Para eso se deben probar de manera cautelosa”.

Respecto a los respiradores artificiales, el médico comentó que, en conjunto con el tratamiento, pueden tener un efecto muy positivo en los pacientes, si se atienden temprano, sin embargo, coincidió en que el uso de ventiladores en pacientes muy graves, podría no ser útil, por la inflamación que estos tienen del sistema respiratorio.

El doctor Sifuentes, reconoció que el uso de cubrebocas no evita al 100 por ciento los contagios, pero sí ayuda a reducir la probabilidad si todos lo portan, además que comentó que vitaminas como la C y la D3, pueden ayudar a fortalecer las defensas de los organismos, sin embargo, estas no son una cura para la enfermedad.

Finalmente, el director del Instituto “Salvador Zubirán”, confirmó que el Covid-19 podría causar diarrea en el 30 o 40 por ciento de los casos atendidos, que se puede mitigar con medidas sintomáticas y medicamentos nobles, como Peptobismol.

Short Link: https://is.gd/TtgieJ

Comentarios