buscar noticiasbuscar noticias

Diabéticos pierden cada año, 5% de células betas, que producen la insulina: especialista

Cuando una persona es diagnosticada con diabetes, es porque desde hace tiempo, ya había perdido el 50 por ciento de las células betas habían dejado de producir insulina

Quienes padecen diabetes, en su mayoría, tiene que ver su genética, es decir, si alguno de sus padres o los dos, padecían esta enfermedad, aunque en otros casos, tiene que ver algunos factores naturales, como la edad y la obesidad o sobrepeso.

En este sentido, el médico internista José Luis Méndez Chagoya, tras disertar la charla "¿Por qué tengo diabetes?", explicó que un paciente con esta enfermedad, cada año pierde cerca de un 5 por ciento de células betas, que producen la insulina en el páncreas.

Diabéticos pierden cada año, 5% de células betas, que producen la insulina: especialista

"Cada año que pasa, una persona diabética, continúa perdiendo la función del 4 al 5% de la célula. Llega el momento, no en todos los casos, no es que no valga la pena, porque es más fácil que desarrollen complicaciones quienes no siguen una dieta y ejercicio adecuado, que son la base del tratamiento de la diabetes", dijo.

Agregó que cuando una persona es diagnosticada con diabetes, es porque desde hace tiempo, ya había perdido el 50 por ciento de las células betas habían dejado de producir insulina.

"Ya veníamos nosotros arrastrando un problema desde meses o años previos, ya cuando nos hacen el diagnóstico de diabetes, es porque la resistencia a la insulina, la incapacidad de los órganos a la insulina, ya la veníamos arrastrando, uno de los mecanismos por lo que desarrollamos diabetes, es la resistencia a la insulina", comentó.

Explicó que esta situación se debe a que los organismos están llenos de grasa, lo que se conoce como "grasa visceral", que con el tiempo, provoca que las células betas empiecen a "fallecer" y por ende, dejan de producir la insulina.

"Por lo general, el problema de la resistencia a la insulina es iniciado por el exceso de grasa en el organismo, por sobrepeso u obesidad, y se puede decir en ocasiones en algunos pacientes: yo no estoy gordo y aún así tengo diabetes, no nada más es la panza que se ve, también el tejido graso que recubre los órganos, lo que es conocido como grasa visceral", señaló.

Por último, hizo un llamado a la población con diabetes, a que dejen a un lado el mito de que no se quieren inyectar insulina, porque les puede traer alguna problemática más adelante, si no más bien dijo, deben tratarse a tiempo.

"De ahí también el mito y la idea que hay que ir eliminando, cuando se comenta y muchos pacientes lo mencionan: no quiero usar insulina, porque la insulina me va a dejar ciego. Si eso fuera así, todos estaríamos en esa situación, porque todos tenemos insulina en el cuerpo, la insulina no es lo malo, es el momento en que decidimos aceptar la terapia", apuntó.