buscar noticiasbuscar noticias

Llama Iglesia Católica a no ser ciegos ante la necesidad de los demás

A no ser ciegos ante la necesidad de los demás, y a revisar primero los errores propios antes de juzgar a los demás, llamó la Iglesia Católica.

Llama Iglesia Católica a no ser ciegos ante la necesidad de los demás
PUBLICIDAD

A no ser ciegos ante la necesidad de los demás, y a revisar primero los errores propios antes de juzgar a los demás, llamó la Iglesia Católica.

Durante su mensaje dominical, el Obispo de Tabasco, Gerardo de Jesús Rojas López, recordó que Dios quiere que sus hijos sean igual que sus discípulos: limpios del corazón y del alma, pues recordó que un árbol bueno siempre da frutos buenos, por lo que es necesario reconocer la vida interior y purificar el alma para poder mirar, hablar, predicar y testimoniar con la vida diaria.

"Ese tipo de mirada quiere Dios de nosotros, que no seamos ciegos, que podamos ver la necesidad del hermano, pero no solo eso, dice Cristo Jesús ´quiero a mis apóstoles con una mirada de misericordia´; como decía el Evangelio anterior, que no juzguen, que no critiquen, que no señalen con el dedo, porque así terminaba el Evangelio: ´con la misma vara con que mides, serás medido´, ´quieres ser mi apóstol, mi discípulo, sé auténtico, revísate por dentro antes de señalar a los demás, nadie te da te ha dado la capacidad de juzgar, nadie te ha dado la potestad de condenar a otro", afirmó.

Monseñor Rojas López recordó que cada persona tiene dentro de sí un tesoro, por lo que no hay que echar a perder ese tesoro que se lleva en el corazón, sino al contrario, verse interiormente y dar testimonio, porque de lo que está lleno el corazón, habla la boca, por ello, se pronunció por hablar sobre cosas que edifiquen, y sobre todo, de la Palabra de Dios.

Asimismo, aseveró que Dios otorga al ser humano el don del  habla para tres cosas solamente: para alabarlo y bendecirlo, para confesar los pecados delante del confesor, y tercero, para consolar al abatido.

El líder de la grey católica señaló que Dios quiere hacer de sus discípulos árboles buenos que den frutos buenos, que tengan una mirada como la suya y que puedan encaminar a todos a Cristo Jesús, a la meta que es la presencia de él, la vida eterna y la gloria del cielo.

Short Link:
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD