20/Jul/2019 : Villahermosa, Tabasco : 30°C   Nublado

¿Estás pasando por una crisis existencial?

10/Jul/2019 | Por: Sara Campos


Las crisis son un suceso real y afectan a la mayoría de los seres humanos. Una crisis existencial puede ser el acontecimiento más bello e importante que pueda experimentar una persona, si es adecuadamente resuelta, pues permite darle un sentido a la existencia a través de la formulación y ejecución de un proyecto vital.

Las crisis de la vida son etapas dentro del proceso natural de crecimiento de todo ser humano, no son signos de madurez, ni de neurosis, no es nada de lo cual haya que avergonzarse o disculparse, no son enfermedades pero, si no se les da la importancia necesaria y no se les enfrenta en forma adecuada, pueden conducir a ellas.

Las crisis son como un aviso de nuestro yo interior que reclama efectuar cambios o modificaciones de cierta significación en nuestros hábitos de conducta, y/o la resistencia o dificultad para efectuarlos.

Estamos en crisis cuando no podemos enfrentar nuevos acontecimientos con nuestros propios recursos. por ejemplo:
El adolescente ya no es niño y empieza a ver cambios en su cuerpo, es un nuevo cuerpo y aún tiene la visión del anterior. Tratará de entender el nuevo cuerpo pero se siente descontrolado. Las crisis mucho tienen que ver con el crecimiento y la maduración (el paso de la niñez a la adolescencia o de la madurez a la senectud) y pueden ocurrir a cualquier edad y en cualquier momento.

Las crisis no necesariamente se relacionan con elegir una profesión, una enfermedad, una esposa o tener hijos. Las crisis implican un cambio parcial (me siento distinto y pienso de manera diferente).

Características de una crisis: la pregunta existencial es tal vez el interrogante más importante que puede plantearse una persona. ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿para qué vivo? ¿qué hago en este mundo? ¿qué haré de mi vida? ¿para qué existo? ¿serviré para algo? ¿triunfaré en la vida? ¿haré bien? ¿seré feliz? Se es consciente de que hay dudas y se busca una respuesta y esa búsqueda nos molesta, es insistente. Estas dudas comprometen la propia vida del sujeto porque se pregunta ¿cuál es el sentido de “mi” vida?

A veces la respuesta la encuentra en ella misma, o la busca en otro, o en un libro (me cambió la vida el libro) la pregunta es vital, no intelectual, más bien se busca una trayectoria de vida. No es decir: me gustaría ser actor, no es un gusto, es algo que empieza a ser muy importante en la vida de la persona más que todo lo demás. Es cuando hay valores con los cuales empieza a comprometerse decididamente.

No todos padecen la crisis existencial con la misma intensidad, y no todos tienen crisis existenciales. Las personas que se sienten plenas y realizadas con la vida que han vivido y con lo que han hecho, no presentaron esa crisis, o en algunos arrepentidos de su vida, la crisis no ocurrió cuando realmente debió. No tienen una edad de aparición: pueden ocurrir en cualquier momento de la vida y por lo general ocurren una sola vez.

El desenlace de la crisis puede ser positivo o negativo. La crisis es positiva cuando ha permitido a la persona dar sentido a su vida a través del planteamiento y la ejecución de un proyecto vital. Cuando la crisis en negativa puede llevar a la persona a sufrir ansiedad, histeria, depresión grave y suicidio.

La persona en crisis desestructura sus esquemas cognitivos, o sea, se alteran sus creencias y supuestos acerca de cómo opera en el mundo, por lo tanto, se desequilibra un tanto su personalidad. Se altera la visión que tiene de él mismo y esto lo lleva a la crisis. Además, siente que no razona bien y se angustia. Piensa que lo que sucede en el mundo es culpa de él y de su indecisión, sabe que tiene que tomar decisiones. Por otro lado, su pensamiento es dicotómico, se va a los extremos, considera su desempeño como un éxito o como un fracaso.

¿Cómo se resuelven las crisis con la colaboración de su terapeuta?
La terapia cognitivo conductual es muy útil. La terapeuta:
1.- Detecta y analiza los pensamientos negativos de la persona.
2.- Trabaja sobre lo que la persona piensa, sobre lo que siente y cómo actúa.
3.- Sustituye las cogniciones o pensamientos prejuiciados y afectados o negativos y los orienta a una realidad.
4.- Ayuda a la persona a identificar y modificar creencias enfermas.
5.- Se procede a reestructurar la personalidad del paciente.
6.- Se le ayuda a reformular expectativas.
7.- Se involucra en la terapia a familiares y amigos.

Situaciones desencadenantes de crisis:
- El vivir un abuso sexual (piensa que eso le cambia su proyecto de vida).
- La muerte de un ser querido.
- Un divorcio o rupturas amorosas.
- Cuando la persona aparentemente tiene todo, pero siente un vacío, no se siente realizada o satisfecha (mujer invisible, incomprendida, no toma decisiones, hipersensible, no está a gusto con el trato, espera de los demás y no sabe dar).
- Cuando sientes que otro lleva el timón de tu barco y no tú (falta de metas).
- Ante una infidelidad puesto que entras en angustia y no sabes cómo actuar.
- Los problemas económicos pueden cambiar tus planes y te desajustan, más si no se tiene empleo.
- El adolescente sufre inquietud ante sus cambios y sus proyectos a futuro.
- La llegada de la senectud representa una serie de cambios y todo lo que esto implica.
- El pensar en la muerte (a donde iré, que pasará en el más allá).
- Los vacíos espirituales, el concepto de soledad y la falta de fe de Dios.
- La pérdida del trabajo.
- El cambio de ciudad.
- Padecer una enfermedad física o mental.

IMPLICAN CAMBIOS SÚBITOS Y CONSIDERABLES:
DE ESTADO FÍSICO Y DE SALUD
EN EL YO INTERIOR
EN EL CONTACTO SOCIAL
EN EL MUNDO EXTERIOR

RESUMIENDO: Se puede decir que gran parte de nuestra vida nos esforzamos y sacrificamos al perseguir objetivos externos, con la creencia o la suposición de que de esta manera, lograremos satisfacer la necesidad de seguridad exterior. Y con la edad comenzamos a descubrir o tener conciencia de que “ese gran castillo de creencias y suposiciones e ilusiones”, comienza poco a poco a tambalearse y empezamos a vislumbrar, dudar o sospechar de que esa seguridad exterior… no existe. No perdamos la seguridad interior, la esperanza de salir bien librados de las situaciones críticas. Recordemos la frase célebre de Nietzche "Lo que no te mata, te fortalece". Siempre hay un camino y hay solución. Luchemos por el equilibrio emocional, la estabilidad y la armonía con los demás. A los que tenemos fe, nuestras creencias nos motivan y pensamos que con la ayuda de nuestro creador, ¡las crisis serán superables!

AV. GREGORIO MENDEZ #1110 EDIF. TORRE MEDICA 2DO PISO SALA A
TEL: 3-14-11-78 CEL:9931920934 

Radio en vivo

Maquina del Tiempo (Retransmisión)
6:00 pm a 8:00 pm