07/Dic/2019 : Villahermosa, Tabasco : 20°C   Nublado

PEMEX: Nueva Agenda que se convierte en un nuevo Plan de Negocios

16/Jul/2019 | Por: Faustino Torres | ftorres_1@hotmail.com

 
Volvemos al origen, no fue un cambio solo de gobierno, es un cambio de régimen. Los procesos públicos son complejos y están compuestos por entramados ideológicos, políticos, legales y económicos (presupuestales principalmente). Muchas de las desavenencias en el equipo del presidente López Obrador, han sido por el matiz y la pretensión de cambios marginales, sin embargo a poco más de los primeros seis meses de gobierno, se siguen sumando golpes de timón contundentes en las decisiones de política pública.

La cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM), la creación fast-track de programas sociales promotores del desarrollo como “Sembrando Vida” y Jóvenes Construyendo el Futuro”, y un profundo plan de austeridad con diversas acciones, dan cuenta de que el presidente no vacila, cuando insiste en un cambio de modelo económico y de forma gobierno. En los primeros meses, es innegable que se están sentando bases para cambios profundos en diversos temas.

Ahora le toca el turno a PEMEX, una empresa (o grupo de empresas) altamente significativa para México, no solo en el tema económico y presupuestal, sino como parte estratégica del impulso al desarrollo por varias décadas.

Para nadie es un tema nuevo el particular interés que tiene el hoy presidente de la República en Petróleos Mexicanos, incluso desde Tabasco, fue parte fundamental de su lucha social a finales de los años 80’s y principios de los 90’s; en este sentido, el presidente siempre ha partido de un supuesto muy contundente, durante el modelo neoliberal, se diseñó e implementó una estrategia de quebranto y empobrecimiento financiero, tecnológico y humano de PEMEX, pues el fin último era la privatización total de la industria energética.

Andrés Manuel, está claro que aunque la industria energética tradicional, ya no pasa por su mejor momento (principalmente por el crecimiento de las energías alternativas), todavía le quedan varios años y vale la pena apostarle. Por otro lado, ha sido claro en romper el paradigma neoliberal de abandonar y privatizar, por un paradigma más de tinte keynesiano, de invertir dinero público para promover el efecto multiplicador e impulsar el crecimiento económico con intervención pública.

En este contexto de importancia estratégica, se presenta el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos. El primer argumento es fundamental, “seguir ayudando a Pemex en los primeros 3 años de gobierno”, mandando un mensaje de reingeniería financiera y fiscal. La fórmula: mayor presupuesto y reducción de la carga impositiva, para liberar recursos destinados a la inversión.

La apuesta es que la inversión promovida con los recursos que se liberen, sean capaces de incrementar la producción y generar mayores ingresos para PEMEX. Específicamente, el Director de PEMEX, menciona la propuesta de reforma a la Ley de Ingresos de Hidrocarburos para reducir la tasa del Derecho por Utilidad Compartida (DUC) de 65 a 54 por ciento.

El Plan de Negocios de Pemex 2019-2022, prevé que en los próximos dos años, la empresa deje de pagar impuestos por un valor de 128 mil millones de pesos. Sin embargo, el fin último de esta propuesta tiene en la mira lograr elevar la producción de crudo, desde los actuales 1.7 millones de barriles por día (bpd) a 2.7 millones de bpd hacia el final del sexenio. Sin caer en simplismos dos factores se vuelven fundamentales para tal propósito, primero la variable exógena de los precios internacionales del petróleo, y segundo, la eficiencia, disciplina y transparencia que muestre Pemex en la ejecución de dicho plan.

Radio en vivo

Amanecer de mi Tierra
5:00 am a 6:00 am