Cuidado con los videojuegos y los programas que ven nuestros hijos

PRIMERA PLANA
Cuidado con los videojuegos y los programas que ven nuestros hijos

La televisión y los videojuegos están llenos de contenidos que describen conductas inadecuadas, sobre todo para los menores tales como: beber alcohol, consumir drogas, fumar cigarrillos, y mantener relaciones sexuales de forma precoz. Sin embargo, se les ofrecen como formas de ser divertidas, propias de gente moderna y que son emocionantes.

Un niño promedio será testigo de 200.000 actos violentos por televisión cuando tenga unos 18 años de edad. Muchos actos violentos proceden de "personajes buenos", a quienes se enseña a admirar a los niños. De hecho, en los videojuegos, el héroe suele ganar al vencer o matar al enemigo. Esto puede provocar confusiones cuando los niños tratan de entender la diferencia entre el bien y el mal. A los niños pequeños les asustan mucho las imágenes violentas. El mero hecho de decirles que esas imágenes no son reales no les hará sentirse mejor, porque no saben distinguir entre la fantasía y la realidad. La exposición a la violencia puede ir seguida de problemas de comportamiento, pesadillas y dificultades para dormir. La mayoría de los niños de hoy en día se conectan a dispositivos como televisores, tabletas y teléfonos inteligentes (o smartphones) mucho antes de que sepan subirse a una bici. La tecnología puede ser una parte de una infancia saludable, siempre que no se abuse. Por ejemplo, los niños de preescolar se pueden beneficiar de aprender el abecedario utilizando la televisión pública, los escolares pueden jugar a juegos y aplicaciones educativas y los adolescentes pueden investigar utilizando Internet.

Pero pasar demasiado tiempo delante de pantallas puede ser malo:

- Algunos niños pasan regularmente más de 4 horas al día viendo televisión y tienen más probabilidades de tener sobrepeso.
- Los niños que ven actos violentos por televisión tienen más probabilidades de comportarse de una forma agresiva, y de sentir que el mundo les asusta y que les puede ocurrir algo malo.
- Los adolescentes que juegan a videojuegos y aplicaciones violentas son más proclives a ser agresivos.
- Los personajes de la televisión, las películas y los videojuegos suelen participar en conductas arriesgadas, como fumar y beber alcohol, y refuerzan los estereotipos raciales y de género.
- Mientras se exponen a pantallas, los niños están inactivos y tienden a comer alimentos insanos, como las papas fritas y los refrescos de calorías vacías, que se suelen convertir en sus tentempiés favoritos.

El jugar videojuegos se ha convertido en una actividad popular para las personas de todas las edades. Muchos niños y adolescentes dedican una enorme cantidad de tiempo jugándolos. Los juegos de video son una industria de dólares multibillonaria, creando más dinero que las películas y los DVDs. Los juegos de video se han convertido en unos juegos muy sofisticados y realistas. Algunos juegos conectan con la Internet, lo que le permite a los niños y adolescentes el jugar en línea con adultos y pares desconocidos. Mientras que algunos juegos tienen contenido educacional, la mayoría de estos juegos populares enfatizan temas negativos y promueven: El matar a personas o animales; el comportamiento criminal; la falta de respeto por la autoridad y las leyes; la explotación sexual y la violencia hacia la mujer. Hay una investigación creciente sobre los efectos de los juegos de video en los niños. Algunos juegos de video pueden promover el aprendizaje, ayudar en la solución de problemas, en la atención focalizada, en el desarrollo de las destrezas motoras y la coordinación. Sin embargo, hay preocupación sobre el efecto que tienen los juegos de video violentos en las personas jóvenes que los juegan en exceso.

Los estudios de niños expuestos a la violencia han demostrado que ellos pueden: ponerse “inmunes” o insensibles al horror de la violencia, imitar la violencia que ellos ven y demostrar un comportamiento más agresivo debido a una mayor exposición a la violencia. Algunos niños aceptan la violencia como una forma de manejar los problemas. Estudios también han demostrado que mientras más realista y repetida sea la exposición a la violencia, mayor será el impacto en los niños. En adición, los niños con problemas emocionales, de comportamiento y de aprendizaje, se pueden afectar más por las imágenes violentas.

Los niños y adolescentes se pueden involucrar demasiado y hasta obsesionarse con los juegos de video. El dedicar grandes cantidades de tiempo a jugar estos juegos puede crear problemas que conduzcan a tener destrezas sociales pobres, a no hacer el tiempo que se le dedica a la familia, al trabajo escolar y a otros pasatiempos. Suelen tener calificaciones más bajas y leer menos. Los menores no se ejercitan y ganan sobrepeso y tienen pensamientos y comportamientos agresivos.

Consejos para los Padres:

Los padres pueden ayudar a sus niños a disfrutar de estos juegos y evitar los problemas. Deben cotejar la evaluación del Consejo de Clasificación de Software de Entretenimiento [Entertainment Software Rating Board (ESRB)] en la caja de juegos para conocer el contenido del juego seleccionar los juegos apropiados, tanto en contenido como en el nivel de desarrollo y jugar los juegos de video con sus hijos, para experimentar el contenido del juego. Hay que establecer reglas claras acerca del contenido de los juegos y del tiempo que pueden dedicarle a jugarlos, ya sea dentro o fuera del hogar. Se les debe advertir claramente a los niños sobre el potencial de peligro serio de los contactos y relaciones en la Internet mientras están jugando juegos en línea y también hablando con otros padres acerca de las reglas de su familia sobre los juegos de video. Los padres debemos recordar que somos es el modelo para los niños, hay que analizar los juegos de video que usted juega como adulto.

Si los padres están preocupados porque su niño está dedicando mucho tiempo a jugar los juegos de video o aparenta estar preocupado u obsesionado con los juegos de video, ellos deben primero establecer ciertos límites (por ejemplo permitirle jugar los juegos por una hora después que ha terminado las tareas escolares) y tratar de estimular al niño a que participe en otras actividades.

¿Qué es lo más recomendable?

-Bebés y niños pequeños de hasta 18 meses de edad: no deben pasar tiempo delante de pantallas, con la excepción de chatear por video con parientes y amigos.
-Niños pequeños de 18 a 24 meses de edad: algún tiempo delante de pantallas con un padre u otro cuidador.
-Preescolares: no más de una hora al día de programas educativos, vistos con un padre u otro o cuidador que les pueda ayudar a entender lo que están viendo.
-Niños y adolescentes de 5 a 18 años: los padres deben poner límites consistentes al tiempo que pasan sus hijos delante de pantallas, lo que incluye la televisión, los medios sociales y los videojuegos. Los medios no deben quitar horas necesarias de sueño ni de actividad física a los niños.

Es importante reconocer los signos de la adicción, ya que si no se trata, los efectos negativos se ven incrementados. Algunos niños o adolescentes con dificultades para relacionarse con los demás juegan a los videojuegos para no sentirse solos y romper con la monotonía, mientras que algunos lo hacen sólo de vez en cuando, otros se obsesionan con los videojuegos y comienzan a sentirse más cómodos en el mundo de los videojuegos que en el mundo real. En este último caso, estaríamos hablando de una adicción a los videojuegos.

Si continúa la preocupación sobre el comportamiento del niño o los efectos de los juegos de video, una consulta con un profesional de la salud mental cualificado puede ser de ayuda. Algunos de los métodos más empleados para tratar la adicción a los videojuegos son la Terapia cognitivo-conductual: la terapia cognitivo-conductual es la terapia más recomendada para el juego, pero hay otro tipo de terapias que pueden funcionar también y la Terapia familiar: a veces, la adicción a los videojuegos es el resultado de problemas familiares o una escasa interacción familiar. Los problemas familiares pueden favorecer el uso excesivo de videojuegos.
Además de la intervención psicológica, hay estudios que muestran los buenos resultados de un medicamento para tratar la adicción a los videojuegos.

PSIC. SARA CAMPOS CHAVOLLA
AV. GREGORIO MENDEZ #1110 TORRE MEDICA 2DO PISO SALA A
TEL: 3-14-11-78 CEL:9931920934 
Short Link: http://bit.ly/35ZHfmc

Comentarios